El ENCANTO de la MADUREZ

Düsseldorf
Düsseldorf (Photo credit: Metro Centric)

Por fin, sin necesidad de cuotas políticamente correctas ni bonificaciones como colectivo prioritario, los y las que tenemos más de 50 años estamos recuperando presencia, protagonismo y liderazgo en varios escenarios; tanto políticos, como económicos o empresariales….Resulta que, ahora, los “cincuentones” somos y estamos “cool” !!

Pero, ¿cuáles son los motivos de nuestra renovada capacidad de convicción?

Propongo un juego: Buscar las coincidencias en varios personajes públicos y muy actuales…Por ejemplo, Mariano Rajoy (frente a Gallardón), Rubalcaba (frente a Chacón o Zapatero), Hollande (frente a Sarkozy), la Merkel (frente a Obama), etc, etc. Cada cual puede meter en esta coctelera a quien le parezca, incluso uno mismo.

Primera conclusión: El fondo ha ganado a la forma….¡no hace falta ser o parecer guapo/joven! El discurso es más importante que el aspecto, la ética frente a la estética, la cercanía frente al marketing.

Segunda conclusión: La empatía, la capacidad de ponerse en el lugar del otro, y la asertividad, la habilidad para manifestar claramente nuestros puntos de vista; ganan a la estrategia de adaptación al entorno y camuflajes varios.

Tercera conclusión: La actitud de hacer frente a los problemas con los recursos que tengo, frente a las promesas o las cartas a los Reyes Magos o las tácticas del avestruz. La convicción de estar haciendo lo que hay que hacer, independientemente de que guste o no guste…Antes, también se llamaba “Responsabilidad”.

En definitiva, que la experiencia es un grado, que no todo es fachada, que la seriedad y la disciplina se imponen, que la cercanía y ser uno mismo se agradece, que el debate es mejor que la tertulia, que el relog tiene que dar la hora sea de la marca que sea, que el word y el excel son mejores que el power point, que la marca se basa en el producto, etc. etc.

Mensaje: “Podría escribir un libro….sobre subir escaleras con un carrito de niño” (Hannelore Kraft, recién elegida presidente de Renania del Norte-Westfalia, capital Düsseldorf)

Propuesta: Subir al estrado tan invisibles como visible sea nuestro discurso, que nadie recuerde si vestía traje chaqueta oscuro o claro, que nos mencionen y/o recuerden por nuestra dialéctica, nuestra determinación y nuestro compromiso….¡Más evidente con más de cincuenta años!

¡Saludos y Energía Positiva!

Anuncios

tratamiento… preventivo.

 

Sabemos que un gran porcentaje de los problemas de salud se relaciona con la forma en que vivimos. Hasta que no aparece una llamada de atención (como un ataque cardíaco) muchos vivimos una vida basada en el "rescate". No hacemos ejercicios físicos; nos alimentamos mal; incurrimos en toda clase de excesos y, cuando tenemos un problema, esperamos que nos rescaten: llamamos al médico.

Si bien es posible recuperarnos de esta manera, si en verdad deseáramos evitar los problemas, deberíamos prestar especial atención a la prevención…

Lo mismo ocurre en todos los aspectos de la vida: si en verdad deseamos evitar lamentables consecuencias en el futuro, debemos adquirir hábitos basados más en la prevención, que en el rescate. Estos son dos paradigmas muy diferentes: comprenderlos, es esencial para mejorar nuestra calidad de vida.

Guiarse a sí mismo

 
Un hombre feliz es el que sabe aprovechar sus posibilidades", (Aristóteles)

¿Te dejarás dominar por tu estado de ánimo? ¿O serás tú el que domina tu estado?. Guiarse a si mismo es la condición principal para tener éxito en el ámbito de la vida privada y profesional.

El principio de la adaptación

 

"Ir contra la evolución de las cosas es ir contra uno mismo"

 

Este Principio, destaca que cuando por anticipado se sabe el desenlace de un acontecimiento, la actitud correcta es la de aceptarlo con la mayor profundidad posible, tratando de sacar ventaja aún de lo desfavorable.

 

Examinar momentos de la vida en los que no tuvimos conocimiento de este Principio y por tanto obramos en contrario nos ilustrará convenientemente sobre el significado del mismo. Será más interesante aún, reflexionar sobre el momento que estamos viviendo y estudiar las consecuencias de sufrimiento para nosotros y para nuestras personas próximas, en caso de no tener en cuenta el Principio.

 

Estamos explicando que las cosas a las que no debemos oponernos, son aquellas que tienen un carácter inevitable. Si el ser humano, por ejemplo, hubiera creído que las enfermedades eran inevitables, la ciencia medica jamás hubiera avanzado. Gracias a la necesidad de resolver problemas y a la posibilidad de hacerlo, la humanidad progresa.

 

¿Si una persona queda sola en el desierto, es inevitable que muera? Esa persona hará el esfuerzo de encontrar salidas a su situación y, en efecto, encontrará un oasis o bien la encontrarán a ella con más facilidad, si utilizó todos los recursos posibles para hacerse ver a la distancia. Así es que este Principio se asienta en la situación de lo inevitable, para ser aplicado correctamente.

Los Principios de Acción

 

"Distinta es la actitud frente a la vida y a las cosas cuando la revelación interna hiere como el rayo. Siguiendo los pasos lentamente, meditando lo dicho y lo por decir aún, puedes convertir el sin-sentido en sentido. No es indiferente lo que hagas con tu vida. Tu vida, sometida a leyes, está expuesta ante posibilidades a escoger. Yo no te hablo de libertad. Te hablo de liberación, de movimiento, de proceso. No te hablo de libertad como algo quieto, sino de liberarse paso a paso como se va liberando del necesario camino recorrido el que se acerca a su ciudad. Entonces, "lo que se debe hacer" no depende de una moral lejana, incomprensible y convencional, sino de leyes: leyes de vida, de luz, de evolución.

 

He aquí los llamados "Principios" que pueden ayudar en la búsqueda de la unidad interior.”


Silo, Humanizar la Tierra (La Mirada Interna)

 

Los principios son como una guía, son simples consejos para quienes sienten la importancia de vencer a la contradicción personal. No hablamos de una moral que aprueba lo "bueno" y condena lo "malo". Todos los principios que permitan a las personas vivir sin contradicciones no son "reglas de conductas" que deben "obedecerse o cumplirse".

 

Tal vez seria conveniente que habláramos de aspiraciones, para que quede claro cuál es el sentido de los principios de la acción valida. Cada uno verá de aceptarlos o rechazarlos de acuerdo a lo que sienta cuando los ponga en práctica.

 

El Conocimiento: En qué consiste conocer

 
El ser humano necesita conocer. Hay una exigencia "física" de conocimiento derivada del hecho de vivir: es preciso conocer la realidad para orientarnos, decidir y actuar. Pero también hay en el ser humano una exigencia que ya no es meramente de supervivencia, sino que podemos calificar de "exigencia de verdad". Según Aristóteles, "todos los hombres, por naturaleza, desean saber". Ésta es su dimensión teórica (teoría quiere decir "contemplación"), que le lleva no sólo a conocer, sino a reflexionar sobre el propio conocimiento: su origen, sus límites o los criterios sobre nuestras certezas. La parte de la filosofía que aborda elm problema del conocimiento ha recibido a lo largo de la historia diferentes nombres: teoría del conocimiento, gnoseología, espistemología…
 
La teoría del conocimiento ha sido dividida en dos partes: una que trata del conocimiento en general y otra que trata del conocimiento científico en particular.
 
Nuestro conocimiento del mundo tiene su punto de partida en la información que nos llega a través de los órganos sensoriales. Pero el sujeto no se limita a recibir pasivamente las sensaciones. La mente humana es activa: procesda, interpreta y coordina y el resultado de esa actividad es el Conocimiento. 

La Acción

 
El ser humano no sólo tiene una dimensión contemplativa, por la que busca el conocimiento teórico del Universo y de la propia sociedad; tiene también una dimensión práctica que le lleva a actuar en el mundo, a realizar diversos tipos de acciones. La acción es la manera específica de la actividad humana, resultado de su condición de ser libre, y a diferencia del resto de los seres vivos, que nacen programados por su dotación genética. El animal responde a su mundo de acuerdo con ese programa genético; el ser humano actúa, y de esta manera no sólo transforma su mundo, sino que también lo inventa, lo crea.