¿Piensas como hombre o como mujer?

Imagen

¿Realmente existen diferencias entre la configuración cerebral del hombre y la de la mujer? ¿que revelen diferentes maneras de pensar?

Las pruebas que han aportado los estudios realizados durante las últimas décadas no son concluyentes. Sin embargo, sugieren que, por ejemplo, el grosor de la corteza del hemisferio derecho suele ser mayor en las mujeres que en los hombres. En las imágenes obtenidas por escáner de cerebros emocionalmente estimulados, los centros emocionales de la mujer se iluminan, mientras que los de los hombres apenas muestran alteración alguna.

El denso racimo de fibras que vinculan los dos hemisferios cerebrales suele ser más pequeño en las mujeres, lo cual explicaría por qué éstas tienden a utilizar ambos hemisferios para resolver un problema, mientras que los hombres por lo general se limitan al izquierdo.

Se cree que las diferencias entre los sexos está causada por la secreción de determinadas hormonas en momentos críticos del desarrollo neurológico del feto. Se ha demostrado, por ejemplo, que el andrógeno, habitualmente asociado al desarrollo masculino, aumenta el rendimiento espacial cuando se administra a las mujeres.

CEREBRO MASCULINO

Cuando se les pide que piensen en algo emotivo, los hombres generan poca actividad en sus centros emocionales. En comparación con las mujeres, los hombres son:

  • Más hábiles en el razonamiento matemático, aunque no tanto en el cálculo real.
  • Más diestros en tareas que implican una dimensión espacial.
  • Más aptos para detectar una figura camuflada en un paisaje confuso.
  • Más hábiles para imaginar objetos rotatorios.
  • Más diestros para dar en el blanco.
  • Más hábiles para distinguir figuras engastadas o acopladas siguiendo patrones complejos.
  • Más rápidos al analizar datos complejos.
  • Más dotados para la comprensión de objetos a partir de la causalidad física.

CEREBRO FEMENINO

Cuando se les pide que piensen en algo emotivo, las mujeres generan una considerable actividad en sus centros emocionales. En comparación con los hombres, las mujeres suelen ser:

  • Más empáticas, cooperativas y justas al juzgar la conducta ajena.
  • Más propensas a desarrollar las habilidades verbales más deprisa que los hombres, al ser más capaces de descifrar los matices sutiles del significado.
  • Más hábiles para asociar y acoplar objetos.
  • Más hábiles para generar ideas, especialmente mediante palabras.
  • Más rápidas al efectuar tests que requieren asociar conceptos semejantes.
  • Más capaces de detectar objetos ausentes en una ilustración.
  • Más hábiles en los cálculos matemáticos.
  • Mucho más hábiles en tareas manuales delicadas.

En fín, todo lo anterior, las mencionadas “diferencias” en la Percepción de la Realidad entre hombres y mujeres, me parece muy interesante para un ejercicio de Auto-Conocimiento y, sobre todo, para el muy recomendable Auto-Desarrollo de la “contraparte” o del lado masculino en las mujeres y del lado femenino en los hombres…¡Pues eso!

¡Saludos y Energía Positiva!

Anuncios

Madurez emocional

 

Una persona es emocionalmente madura, cuando ha desarrollado en su pensamiento y en su conducta, actitudes que la hacen superar el " infantilismo" y las aplica tanto hacia su persona como hacia el medio que la rodea.

Enseguida se sugieren algunas de las características de la persona que ha acumulado verdadera madurez.

  • Acepta con gratitud que se le critique y aprovecha las críticas para superarse.
  • No se entrega a la autocompasión. Ha empezado a creer que las leyes de la compensación funcionan en todas las cosas de la vida.
  • Nunca espera ser tratado con especial consideración por otras personas.
  • Sabe controlar sus arranques de mal genio.
  • Se enfrenta a las emergencias con serenidad
  • No se deja herir fácilmente en sus sentimientos.
  • Acepta la responsabilidad de sus propios actos sin escudarse en excusas.
  • Ha superado la etapa de pretender de la vida "el todo o el nada" y reconoce que ninguna situación o persona es totalmente buena o totalmente mala; además, ha empezado a apreciar las ventajas de "el justo medio".
  • No se impacienta ante retrasos razonables. Ha aprendido que él no es el árbitro del universo y que frecuentemente tendrá que ajustar su voluntad a la conveniencia de otras personas.
  • Es buen perdedor. Puede tolerar la derrota y la decepción sin quejas ni lloriqueos.
  • No se preocupa indebidamente por las cosas que no puede remediar.
  • No es dado a jactarse ni a exhibirse en acciones socialmente inaceptables.
  • Se alegra sinceramente ante el éxito o la buena suerte de otros. Ha superado los sentimientos de envidia y de celos.
  • Tiene la suficiente amplitud mental para escuchar reflexivamente la opinión de otros.
  • No busca continuamente defectos en otras personas.
  • Planea con anticipación en vez de confiarse en la inspiración del último momento

¿SABES LO QUE SIENTES?

 

María García tiene una vida más o menos normal, trabaja en una multinacional y tiene que dedicarle al trabajo más horas de las que quisiera, porque está deseando llegar a casa a ver a su marido y sus dos hijas.

 

Su madre de repente cae enferma y necesita cuidados constantes, por lo que decide que su madre viva en su casa con su familia para poderle dedicar todo el tiempo posible. Combina una enfermera de día, y por la noche es ella la que cuida de su madre. Esta situación se da durante tres meses.

 

Después de estos tres meses, durmiendo una media de 3 horas diarias, comienza a considerar que es una situación insostenible… y decide buscar una residencia para su madre, en la cual recibirá los cuidados necesarios las 24 horas del día.

 

Ahora su madre se encuentra en una residencia y ella va a visitarla todos los días.

 

¿Qué siente María en cada una de estas etapas de su vida?

 

¿Por qué toma las decisiones que toma?

Ley de la gestión ecológica de los recursos afectivos: la gestión inteligente

 

Los recursos de nuestro planeta – el agua, el aire, los minerales, las fuentes de energía, las plantas y las especies animales- son limitados. Su explotación inadecuada y su mal uso pueden provocar un desequilibrio difícil de contener cuando se llega a un punto crítico. Sabemos, y cada vez somos más conscientes de ello, que deben haber unos límites en su consumo, que deben existir unos mecanismos para proteger aquello que es valioso, ya que de ello depende nuestra supervivencia individual y como especie.

 

Gestionar el riesgo es actualmente el reto científico y tecnológico más importante que tienen planteadas las sociedades occidentales en el tema de medio ambiente. Se trata de hacer sostenible y seguro su (excesivo y no sostenible) consumo de recursos y el aumento consiguiente de los riesgos que esta forma de obrar comporta.

 

También en nuestro mundo afectivo existe un gran caudal de recursos que pueden facilitar nuestra vida en el sentido de una mayor y mejor adaptación a nuestro entorno, en la consecución de unas relaciones personales más satisfactorias y el logro de nuestros objetivos de vida. No obstante, estos recursos tienen unos límites que dependerán, en buena medida, de cómo sea la gestión que realizamos de los mismos. Por ejemplo, una buena gestión de nuestros recursos emocionales hará que nuestras fuentes de energía –la ilusión, la automotivación o la alegría- sean energías renovales y que otras – como la ira, la envidia y el miedo- sean energías reciclables.

 

Una mala gestión puede provocar, en cambio, que la ira derive en resentimiento y odio, y que la energía que estos afectos producen se pierda o se utilice para destruir o destruirnos. Nuestros afectos son materiales delicados que no pueden utilizarse de cualquier forma. De nosotros depende efectuar una gestión inteligente.

¡NO CLAUDIQUES!

Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir,
cuando tengas poco haber, pero mucho que pagar,
y precises sonreír aun teniendo que llorar.
cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir,
descansar acaso debes pero nunca desistir.

Tras las sombras de la duda, ya plateadas, ya sombrías,
puede bien surgir el triunfo, no el fracaso que temías,
y no es dable a tu ignorancia figurarse cuan cercano,
puede estar el bien que anhelas y que juzgas tan lejano,
lucha, pues por más que tengas en la brega que sufrir.

¡Cuando todo esté peor, más debemos insistir!

Rudyar Kipling

AUTORREGULACIÓN: ¡TU DECIDES!

 
1. Recibirás un cuerpo.  podrá gustarte o podrás aborrecerlo, pero será tuyo durante todo el periodo que estes aquí.
 
2. Aprenderás lecciones. Estás inscrito en una  escuela informal, de tiempo completo, llamada vida. En esta escuela, cada dia tendrás la oportunidad de aprender lecciones. Estas podrán gustarte o podrás pensar que son intranscendentes y tontas.
 
3. No hay errores solo lecciones. El crecimiento es un proceso de ensayo y error, de experimentación. Los experimentos ”fallidos” son una parte tan importante del proceso como el experimento que acaba por ”funcionar”. 
 
4. Una leccion se repite hasta que se aprenda. cada lección te será presentada en diversas formas, hasta que la hayas aprendido. Cuando la hayas aprendido podras pasar a la siguiente lección.
 
5. El aprendizaje de las lecciones no termina, no hay parte de la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, hay lecciones que aprender. 
 
6.El ”allá” no es mejor que el ”aquí”. Cuando tu ”allá” se halla convertido en un ”aquí”, simplemente habras obtenido otro ”allá” que, otra  vez, se verá mejor que el ”aquí’. 
 
7. Los demás son tan solo espejos de tí. No puedes amar u odiar algo, referente a otra persona, a menos de que refleje algo que amas u odias referente a ti mismo.
 
8. De tí depende lo que hagas con tu vida. Tienes todas las herramientas y recursos que necesitas, de tí depende lo que hagas con ellos. La decision es tuya. 
 
9. Tus respuestas se encuentran en tu interior. Las respuestas y preguntas de la vida se encuentran  en tu interior, todo lo que necesitas hacer es mirar, escuchar y confiar. 
 
10. ¿OLVIDARÁS TODO ESTO?

La Flecha

 
Un rey, que en su carruaje pasaba por un pueblo, observó una flecha disparada exactamente en el centro de un blanco, que era un círculo dibujado en el tronco de un árbol.

Intrigado, se dió cuenta que ademàs había otras flechas disparadas en varios sitios, todas con la misma precisión en el centro del blanco.

Sorprendido por la habilidad del arquero, mandó a sus pajes a buscarlo.

Después de algunos minutos encontraron al autor de los certeros disparos.

Se trataba de un niño de no más de 12 años.

– Eres tú el hábil arquero? -preguntó el rey.

– Sí, -respondió el chiquillo.

Cómo haces para ser siempre tan certero en tu puntería? -preguntó de nuevo el rey.

– Es muy simple, -dijo el muchacho-, primero disparo la flecha y después dibujo el blanco alrededor del ella.

Piensa por un momento si hacemos eso en nuestras vidas con las personas que nos rodean.
A veces juzgamos basados en nuestros prejuicios, les decimos a todos nuestra opinión y después buscamos cómo justificar nuestras ligerezas, -primero disparo y después pregunto-.

A veces cometemos errores o maltratamos a los que nos rodean.
En vez de aceptar nuestra responsabilidad, nos ponemos defensivos y tratamos de justificar nuestra actitud.

¿Cuánta energía de vida desperdiciamos justificando actitudes con las que solo pretendemos cubrir nuestros errores, miedos o inseguridades?
¿Cuánto daño innecesario nos causamos a nosotros mismos y a quienes amamos?

Los Gorriones…y La Empatía

 
Había una vez un agricultor que cierta noche fría de invierno oyó un golpeteo irregular contra la puerta. Fue hacia una ventana y vio cómo varios pequeños gorriones atraídos por el evidente calor que había dentro de la casa, se golpeaban contra el vidrio de la puerta.

Conmovido, el agricultor se abrigó bien y cruzó el patio cubierto de nieve para abrir la puerta del granero para que los pobres pájaros pudieran entrar. Prendió las luces y echó algo de heno en un rincón. Pero los gorriones, que se habían dispersado en todas direcciones cuando él salió de la casa, se ocultaban en la oscuridad, temerosos.

El hombre intentó varias cosas para hacerlos entrar en el granero. Hizo un caminito de migas de pan para guiarlos. Dio vuelta por detrás de donde estaban los pájaros para ver si los podía espantar en dirección al granero. Nada dio el Resultado esperado. Él, una enorme criatura extraña, los aterrorizaba; los pájaros no podían entender que él estaba tratando de ayudarles.

El hombre de campo se retiró a su casa y observó a los condenados gorriones a través de su ventana. Mientras los observaba, un pensamiento le llegó de repente: "¡Si tan sólo pudiera convertirme en un pájaro, ser uno de ellos por un momento! Entonces no los asustaría. Les podría mostrar el rumbo hacia el calor y la seguridad."

¡Carpe Diem!

 

En realidad, la mente como una entidad no existe. Si observamos solo existe un flujo de conocimientos, una sucesión de pensamientos. Estos pensamientos surgen como burbujas salidas se ninguna parte. Algunos nos resultan agradables y algunos desagradables.

Estos pensamientos que entran en nuestras cabezas afectan a nuestros estados de ánimo, puesto que lo que decimos y hacemos habitualmente surge de los que estamos sintiendo, también afectan a nuestras acciones y reacciones hacia los demás. Por consiguiente, nuestros pensamientos nos manipulan como a títeres.

Al recordar viejas ofensas sentimos aparecer la misma ira antigua, como si todo estuviese sucediendo nuevamente. Nuestros pensamientos nos impulsan: vamos arriba y abajo, damos vueltas y vueltas, nos bloqueamos, tomamos decisiones, etc.

Puesto que el sentimiento que sigue al pensamiento puede hacernos sentir cualquier emoción (desde feliz, satisfecho o eufórico, a deprimido, desesperado o paranoico); gestionar racionalmente estas emociones puede ser de gran utilidad para nosotros.

La mayor contribución reciente de la psicología a la felicidad humana ha sido la Inteligencia Emocional: el único método para superar el dominio absoluto que nuestro proceso de "pensamiento/sentimiento/acción" tiene sobre nuestra experiencia y nuestra manera de estar en el mundo.

Darse cuenta de que uno es el pensador de pensamientos mas que los pensamientos mismos, es tremendamente liberador. Uno consigue comprender que no tiene que ser perturbado por ninguna película de desastres que se proyecta en la pantalla de la mente, por recuerdos del pasado cargados de melancolía o fantasías del futuro preñadas de fatalidad.

La Inteligencia Emocional nos permite ver lo que es real más claramente, sin ser perturbados por lo que nos dicen nuestras mentes acerca de lo que podría o debería suceder.

Pues nuestras mentes nunca están en el aquí y ahora, sino que se hallan detenidas en el pasado o en el futuro. Tal vez lo más importante que la Inteligencia Emocional hace por nosotros es incrementar nuestra capacidad para vivir en el momento presente.

Las Emociones y su influencia en el Éxito

 
Durante mucho tiempo se pensó que la inteligencia era la habilidad para resolver problemas de índole abstracta como son la lógica y las matemáticas. Recientemente se ha descubierto que lo que permite alcanzar el éxito, el bienestar general y una satisfacción en la vida, depende mas de cómo manejamos nuestras emociones y las relaciones con los demás que de nuestras capacidades intelectuales propiamente dichas.

Esto explica él porqué aquellas personas destacadas intelectualmente, no siempre ocupan los mejores puestos y no siempre obtienen los mejores salarios. La investigación nos indica 5 factores determinantes en la obtención del éxito y el logro de una vida de calidad.

  1. Conocer nuestras propias emociones.
    En ocasiones resulta difícil distinguir entre el cansancio y el mal humor. De hecho, es más probable enojarse si se discute con hambre o sueño. También es difícil distinguir entre la tristeza y la soledad, cuando nuestras emociones no son claras, con frecuencia nuestros pensamientos son confusos. Por ello resulta muy provechoso hacer una lista de nuestros estados emocionales durante el día. Ello garantizará nuestro bienestar y permitirá el no dejarnos vencer por esos enemigos invisibles que son las emociones negativas.
  2. Manejarlas adecuadamente.
    Este puede resumirse así. Enojarse es fácil, pero hacerlo en el momento oportuno con la persona indicada, en el lugar adecuado y por el motivo correcto ya no es tan fácil. El autocontrol, es el resultado del manejo emocional adecuado.
  3. Hacerse cargo de la propia motivación.
    El ser responsable de motivarnos a nosotros mismos, es el principio de toda superación personal. Uno mismo es quien debe encargarse de seguir adelante corrigiendo los errores y planteando nuevos caminos, motivarse a sí mismo es fundamental para obtener el éxito y aumentar la calidad de la vida que llevamos.
  4. Reconocer las emociones en los demás.
    El distinguir como se sienten los demás y hacerlo notar, nos hace altamente comprensivos y apreciados por los demás, pues nos hace merecedores de confianza. Esta habilidad resulta crucial en la educación de los hijos y en la relación de pareja pues también es el principio de la intimidad.
  5. El manejo de las relaciones.
    La vida es un flujo continuo de estar en contacto con la gente y con la naturaleza. De la calidad de nuestras relaciones depende mucho de la calidad de nuestra vida, pues de hecho, nunca dejamos de relacionarnos siempre habrá alguien cerca si se lo permitimos.

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Harvard, indicó que para obtener el éxito en la vida era necesario un 85% de actitud y sólo un 15% de habilidad. Con ello quedó demostrado que no importa tanto el saber mucho o ser muy diestro en cierto campo del conocimiento, es más provechoso estar dispuesto, saber ser colaborador, estar sonriente, de buen ánimo, relajado y afable. Así que la disposición logra más que el conocimiento. Esto también es particularmente valioso para la educación de los hijos, el bienestar familiar y la relación de pareja.