Los últimos años han visto aparecer experiencias, investigaciones y publicaciones que han aportado grandes luces sobre la persona y particularmente en el área de su desarrollo y sus relaciones. Ahí están estos avances para que los aprovechemos. Sería necio y absurdo prescindir de tan valiosas ayudas.

 

Para triunfar en la vida, ya sea en los negocios, el amor o la amistad, cada ser tiene que pasar necesariamente por los demás. Sin ellos no somos nada. Relación de un día o unión de toda una vida, el otro posee su propia voluntad que se armoniza o choca con la nuestra. El que sabe cómo conocer a los demás, por enigmáticos y ambiguos que sean, posee una ventaja evidente sobre el que no lo sabe. No darse cuenta de con quién se está tratando es algo así como navegar sin brújula.

 

 

 

Importancia, actualidad y complejidad de las relaciones humanas.

 

Llama la atención que siendo las relaciones humanas el pan de cada día y el aire que respiramos, sólo recientemente se haya suscitado un movimiento de estudio y promoción de estas relaciones. Se han conjugado muchos factores para ponerlas en el centro de todos los escenarios y para extremar su trascendencia. Algunos son de sobra conocidos:

 

q              La vida moderna, sobre todo en las grandes ciudades, se ha vuelto muy artificial, apresurada, fría, agresiva y presionada por los frecuentes amontonamientos, por las frustraciones de todo tipo y por el diluvio de estímulos de las propagandas comerciales y políticas. Esto equivale a decir que el hombre moderno es víctima fácil de la neurosis.

q              Los cambios tecnológicos y sociales recientes han roto los cauces tradicionales por los que discurría la vida de nuestros abuelos. Ahora se ven cuestionados los papeles: ¿Qué es ser una buena esposa?, ¿Cómo se definen las relaciones entre padres e hijos?, ¿Hasta qué punto el dueño de una empresa es libre de manejarla?, ¿Cómo se han de comportar los novios en su trato mutuo?. Esta indefinición que desestructura y crea inseguridad no facilita, por cierto, las relaciones.

q              Las organizaciones laborales son cada día más grandes, más complejas, más automatizadas, más burocráticas; crean relaciones distantes, impersonales, que "cosifican" a las personas.

q              Ahora, apenas en nuestro siglo XXI, se ha iniciado la edad de la historia verdaderamente universal: ya no viven los pueblos sus historias por separado, sino que todos tenemos conciencia de la ilimitada interacción a nivel mundial. Todos tenemos que ver con todos. Esta situación, unida al "cosmopolitismo", abre la gran alternativa: o nos acercamos al ideal de la familia humana mundial, o nuestra misma posibilidad de actuar a escala mundial se convertirá en un poder destructivo que acabará con el género humano.

q             Todos cuantos desempeñan funciones de autoridad (jefes, profesores, gobernantes, padres de familia, líderes religiosos) han visto desaparecer la obediencia y la respetuosa sumisión al superior sólo porque es superior. El fondo de ideas “democratizantes” los hace sentirse cuestionados por sus dependientes y subalternos y se ven obligados a suplir el peso de la fácil autoridad de tinte institucional por la habilidad en el manejo de las relaciones humanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s