Dijo Goethe: “la peor desgracia que le puede suceder a un hombre es pensar mal de sí mismo”; John Milton en su “Paraíso Perdido” comenta: “nada beneficia más al hombre que su autoestima”; y Bernard Shaw: “el interés del hombre por el mundo es solamente reflejo de los intereses en sí mismo”.

 

Esto hace pensar que la persona que no tiene amor por sí misma se vuelve egoísta y que la autoestima es la base y centro del desarrollo humano.

 

En la actualidad, científicos del desarrollo humano como Peretz Elkins, Rogers, Maslow, Bettelheim y otros, afirman que la autoestima es una parte fundamental para que el ser humano alcance la plenitud y autorrealización en la salud física y mental, productividad y creatividad; es decir, en la plena expresión de sí mismo.

 

Y así es, el individuo se preocupa por ver, juzgar y arreglar lo que está fuera de él, cuando la solución de muchos problemas sería que cada persona viera y arreglara lo único que le corresponde, que es ella misma. ¡Si todos hiciéramos esto, el mundo sería otro!

 

 

La autoestima, marco de referencia desde el cual el hombre se proyecta

 

Sólo el hombre tiene el poder de contemplar su propia vida, su actividad y el privilegio de la conciencia de sus actos y pensamientos; esta conciencia lo lleva a buscar, transformar, escoger y decidir lo que para él es significativo, pero “el que no se ama no puede ser libre, no tiene confianza en sí mismo para atreverse a serlo” (Schüller).

 

El hombre tiene la capacidad  para elegir la actitud personal ante un conjunto de circunstancias y así decidir su propio camino. Lo que el hombre llega a ser lo tiene que ser por sí mismo. Se ha llamado a la autoestima  “la clave del éxito personal”, porque ese “sí mismo” a veces está oculto y sumergido en la inconsciencia o en la ignorancia.

 

Cada individuo es la medida de su amor a sí mismo; su autoestima es el marco de referencia desde el cual se proyecta:

 

q     Una persona con autoestima alta, vive, comparte e invita a la integridad, honestidad, responsabilidad, comprensión y amor; siente que es importante, tiene confianza en su propia competencia, tiene fe en sus propias decisiones y en que ella misma significa su mejor recurso.

 

q     Al apreciar debidamente su propio valor, está dispuesta para aquilatar y respetar el valor de los demás; por ello, solicita ayuda, irradia confianza y esperanza y se acepta totalmente a sí misma como ser humano.

 

q     La autoestima alta no significa un estado de éxito total y constante, es también reconocer las propias limitaciones y debilidades, pero sentir orgullo sano por las habilidades y capacidades, tener confianza en la naturaleza interna para tomar decisiones.

 

Los sentimientos de inseguridad e inferioridad que sufren las personas con autoestima baja, las llevan a sentir envidia y celos de lo que otros poseen, lo que difícilmente aceptan, manifestándose con actitudes de tristeza, depresión o renuncia, o bien con actitudes de ansiedad, miedo, agresividad y rencor; sembrando así el sufrimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s