¡Acción, Acción, Acción! Todo lo demás son palabras.

No basta con querer, hay que hacer.
Todo depende de tus hábitos. No basta con saber lo que hacer. Hay que hacer lo que sabes.

Saber y no hacer, en realidad es no saber. Aprender y no practicar, no es aprender.

Nuestros resultados en la vida siguen un patrón determinado, a saber:

Primero: Pensamos (si hemos aprendido a hacerlo)
Segundo: Sentimos (entran en juego las emociones; el miedo comienza su protagonismo)
Tercero: Actuamos (a pesar de todo)

Y comienza el juego de la vida:
Lo que haces, está determinado por tus pensamientos. Lo que piensas, está determinado por tu experiencia. Tu experiencia, está determinada por las elecciones que haces.

Por lo tanto, lo que cuenta no son tus actos excepcionales sino lo que haces día a día.

Así que, comienza ahora lo que te arrepientes de no haber empezado ayer, y evitarás ese arrepentimiento mañana.
Tienes que hacer que ocurra porque nadie lo hará por ti.
Entre tu ideal de vida y tu situación actual, se abre todo un mundo de posibilidades físicas, emocionales, mentales y espirituales.

Pero, si de veras te amas lo suficiente… ¡actúa!

Un joven describía entusiasmado lo que soñaba hacer con su vida.
-¿Y cuándo piensas hacer realidad tus sueños? –le preguntó el maestro-.
-Tan pronto como llegue la oportunidad, -respondió el joven-.
-La oportunidad nunca llega, -replicó el maestro-. La oportunidad eres tú.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s