Sabemos que un gran porcentaje de los problemas de salud se relaciona con la forma en que vivimos. Hasta que no aparece una llamada de atención (como un ataque cardíaco) muchos vivimos una vida basada en el "rescate". No hacemos ejercicios físicos; nos alimentamos mal; incurrimos en toda clase de excesos y, cuando tenemos un problema, esperamos que nos rescaten: llamamos al médico.

Si bien es posible recuperarnos de esta manera, si en verdad deseáramos evitar los problemas, deberíamos prestar especial atención a la prevención…

Lo mismo ocurre en todos los aspectos de la vida: si en verdad deseamos evitar lamentables consecuencias en el futuro, debemos adquirir hábitos basados más en la prevención, que en el rescate. Estos son dos paradigmas muy diferentes: comprenderlos, es esencial para mejorar nuestra calidad de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s