No es más fuerte el que no pide ayuda que aquel que es capaz de pedirla cuando la necesita. Tener fortaleza no significa llevar coraza, ni tampoco ser una persona siempre segura y fuerte. La fortaleza es una casualidad interior, una energía que uno desprende en los momentos en que todo parece temblar y que permite mantener el equilibrio emocional.

A veces queremos guardar la forma de la fortaleza y nos ponemos una armadura para rechazar lo que nos llega. Hemos confundido fortaleza con insensibilidad. Las corazas pueden protegernos de lo extremo que nos puede dañar, pero también nos aíslan y no permiten que los demás nos conozcan ni que nosotros conozcamos a los demás.

Si bien evitan que nos hieran, al no mostrarnos como somos tampoco dejan entrar en nuestro interior las cosas buenas: el amor, la compasión, la ternura, y con ellas la oportunidad de amar y ser amados.

Soy fuerte, puedo con todo…puede ser un indicio de debilidad. Soy frágil, a veces puedo solo, a menudo necesito ayuda de los demás y entonces la pido…puede indicar fortaleza. Somos humanos, nos pueden herir y , a pesar de todo, nos podemos aproximar a los otros, arriesgarnos a ser nosotros mismos y hacer posible que nos acepten y valoren tal y como somos, y no por lo que somos y queremos parecer.

Si te falta un corazón de guerrero nunca tendrás ejército

Sé que eres guerrero, ¿Verdad? Adelante amigo/a, o mejor amiga/o

 

Manuel Vallejo Andreu

Life Coach Profesional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s