Con el título de ¿Quién eres? De la personalidad a la autoestima  el psiquiatra Enrique Rojas pretende descubrir todos los aspectos que influyen en la formación de la personalidad desde la infancia a la edad adulta. Esta obra es, además, una ventana para conocer los distintos desajustes que afectan al ser humano como la inmadurez, la depresión, la obsesión, el histerismo, la timidez patológica, etc.

La autoestima es el juicio positivo que hacemos de nosotros mismos a partir de cuatro elementos básicos del ser humano: físicos, psicológicos, sociales y culturales. Este juicio consiste en valorar lo que hemos conseguido a lo largo de nuestra vida y lo que nos queda por alcanzar, siempre que consideremos que hemos obtenido más ganancias que pérdidas.

La autoestima es, en palabras de E. Rojas, “ fundamental para la supervivencia psicológica”. El psiquiatra considera que existen varios aspectos de nuestra vida en los que debemos incidir para que crezca nuestra satisfacción y seguridad ante uno mismo y ante los demás:

  • Lo principal es estar bien con uno mismo de forma que asumamos nuestras aptitudes (para lo que estamos dotados)  y limitaciones (aquello a lo que no podemos llegar y experimentamos como carencias).

  • Debemos aceptar nuestro físico desde la vertiente de la morfología corporal (belleza, estructura..) a las características fisiológicas (enfermedades físicas o psicológicas, congénitas o adquiridas). También es importante la aceptación de nuestro patrimonio psicológico formado por la sensopercepción, la inteligencia, el lenguaje verbal y no verbal, etc. y que dibuja un estilo absolutamente personal.

  • Interesarse por desarrollar conocimientos socioculturales nos permitirá adquirir recursos para la comunicación interpersonal, aunque hay personas que compensan esta falta de cualidades a base de audacia y voluntad.

  • El trabajo es uno de los aspectos más importantes para tener autoestima. Pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando, por eso es fundamental que cada uno se identifique con lo que hace, que lo desarrolle con profesionalidad, dedicación y amor. Hay que tener en cuenta que los triunfadores son los que se divierten trabajando.

  • Hay que evitar compararse con los demás, puesto que la autoestima se basa en estar contento con uno mismo. Fijarse demasiado en cómo son y lo que poseen los otros destapa las carencias personales, hace imposible reparar en lo bueno que uno posee y produce un profundo malestar.

  • La mirada comprensiva, indulgente y tolerante hacia nosotros mismos y hacia los demás supone ser clemente con los fallos y errores personales. Un signo de madurez para el Dr. Rojas es la capacidad para saber perdonarse a uno mismo y a los demás. Cuando no se hace así las personas desarrollan una hipercrítica que consiste en una especie de lenguaje interior negativo que no para de atacar y juzgar. Poco a poco esa voz subliminal va haciendo trizas la confianza en uno mismo.

¿Cómo elevar la autoestima?

Según E. Rojas hacer algo positivo por los demás es la mejor de las medicinas, siempre que sea algo tangible, como sonreír a una persona que nos cae mal, ayudar a a terminar la tarea a un compañero de trabajo, apuntarse como voluntario en una ONG.  Somos más felices al dar que al recibir, y eso nos va conduciendo a una cierta armonía interior.

Claro que es normal tener altibajos emocionales, pero no es bueno tener baja autoestima. Sentir que no eres importante puede entristecerte e impedir que pruebes cosas nuevas. Puede impedir que hagas amigos o perjudicar a tu rendimiento profesional. Tener una sólida autoestima también es una parte importante del crecimiento. Cuando creces y tienes que tomar decisiones difíciles ―especialmente por presión social― cuanta más autoestima tengas, mejor. Es importante que sepas lo que vales.

Si crees que tienes baja autoestima, intenta hablar de ello con un profesional en quien confíes. Quizás pueda ayudarte a buscar formas de elevar tu autoestima.

Mientras tanto, aquí te damos algunos consejos para elevar tu autoestima:

  • Haz una lista de las cosas que se te dan bien. Puede ser dibujar o cantar, practicar un deporte o contar chistes. Si no sabes qué poner en la lista, pide a tus amigos y/o compañeros que te ayuden. Luego, añade algunas cosas que te gustaría hacer bien. Tu pareja puede ayudarte a buscar una forma de desarrollar estas habilidades o talentos.
  • Elógiate tres veces al día. No digas sólo: “Soy genial.” Sé específico, como: “Hoy fui muy buena amiga con Julia” o “La reunión me salió mejor de lo que pensaba.” Cuando estés haciendo esto, todas las noches antes de ir a dormir, enumera tres cosas que te hayan hecho realmente feliz ese día.
  • Recuerda que tu cuerpo es tuyo, sin importar qué forma, tamaño o color tenga. Si te preocupa tu peso o talla, puedes ir al médico para asegurarte de que todo está bien. Recuérdate a ti mismo qué partes de tu cuerpo son buenas, como: “Tengo unas piernas fuertes y sé patinar muy bien.”
  • Recuerda que hay cosas de ti mismo que no puedes cambiar. Debes aceptarlas y amarlas (como el color de tu piel y el número de calzado) porque son parte de ti.
  • Cuando escuches comentarios negativos en tu mente, dite: “Deja de hacerlo”. Así le quitarás poder a la voz interior que te desanima.

Si te centras en las cosas buenas que haces y en tus grandes cualidades, aprenderás a amarte y a aceptarte a ti mismo… ¡ingredientes principales para una sólida autoestima! Incluso si aún puedes mejorar (y ¿quién no?), tu autoestima brillará cuando te des cuenta de que eres una persona valiosa e importante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s