El ser humano necesita conocer. Hay una exigencia "física" de conocimiento derivada del hecho de vivir: es preciso conocer la realidad para orientarnos, decidir y actuar. Pero también hay en el ser humano una exigencia que ya no es meramente de supervivencia, sino que podemos calificar de "exigencia de verdad". Según Aristóteles, "todos los hombres, por naturaleza, desean saber". Ésta es su dimensión teórica (teoría quiere decir "contemplación"), que le lleva no sólo a conocer, sino a reflexionar sobre el propio conocimiento: su origen, sus límites o los criterios sobre nuestras certezas. La parte de la filosofía que aborda elm problema del conocimiento ha recibido a lo largo de la historia diferentes nombres: teoría del conocimiento, gnoseología, espistemología…
 
La teoría del conocimiento ha sido dividida en dos partes: una que trata del conocimiento en general y otra que trata del conocimiento científico en particular.
 
Nuestro conocimiento del mundo tiene su punto de partida en la información que nos llega a través de los órganos sensoriales. Pero el sujeto no se limita a recibir pasivamente las sensaciones. La mente humana es activa: procesda, interpreta y coordina y el resultado de esa actividad es el Conocimiento. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s