Chuang Tzu

 
En una noche de otros tiempos, fui una mariposa revoloteando contenta con su suerte. Luego me desperté siendo Chuang Tzu. ¿ Quien soy en realidad ? ¿ Una mariposa que sueña que es Chuang Tzu, o Chuang Tzu que imagina haber sido una mariposa ? 
Anuncios

El Conocimiento: En qué consiste conocer

 
El ser humano necesita conocer. Hay una exigencia "física" de conocimiento derivada del hecho de vivir: es preciso conocer la realidad para orientarnos, decidir y actuar. Pero también hay en el ser humano una exigencia que ya no es meramente de supervivencia, sino que podemos calificar de "exigencia de verdad". Según Aristóteles, "todos los hombres, por naturaleza, desean saber". Ésta es su dimensión teórica (teoría quiere decir "contemplación"), que le lleva no sólo a conocer, sino a reflexionar sobre el propio conocimiento: su origen, sus límites o los criterios sobre nuestras certezas. La parte de la filosofía que aborda elm problema del conocimiento ha recibido a lo largo de la historia diferentes nombres: teoría del conocimiento, gnoseología, espistemología…
 
La teoría del conocimiento ha sido dividida en dos partes: una que trata del conocimiento en general y otra que trata del conocimiento científico en particular.
 
Nuestro conocimiento del mundo tiene su punto de partida en la información que nos llega a través de los órganos sensoriales. Pero el sujeto no se limita a recibir pasivamente las sensaciones. La mente humana es activa: procesda, interpreta y coordina y el resultado de esa actividad es el Conocimiento. 

La Acción

 
El ser humano no sólo tiene una dimensión contemplativa, por la que busca el conocimiento teórico del Universo y de la propia sociedad; tiene también una dimensión práctica que le lleva a actuar en el mundo, a realizar diversos tipos de acciones. La acción es la manera específica de la actividad humana, resultado de su condición de ser libre, y a diferencia del resto de los seres vivos, que nacen programados por su dotación genética. El animal responde a su mundo de acuerdo con ese programa genético; el ser humano actúa, y de esta manera no sólo transforma su mundo, sino que también lo inventa, lo crea. 

Muere lentamente

 
Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.
 
Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.
 
Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.
 
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.
 
Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.
 
Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.
 
Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.
 
Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.
 
Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.
 
Pablo Neruda 

La Bailarina

 
Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión.

Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos luego de una función, y habló con el director.

Quisiera llegar a ser una gran bailarina, le dijo, pero no se si tengo el talento necesario o qué me hace falta.

Dame una demostración, le dijo el maestro.
Transcurrido apenas 5 minutos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación. No, no tiene usted condiciones.

La joven llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en un armario y no volvió a calzarlas nunca más, se casó, tuvo hijos y cuando se hicieron un poco mayores, tomó un empleo de cajera en un supermercado.

Años después asistió a una función de ballet, y a la salida se topó con el viejo director que ya era octogenario, ella le recordó la charla que habían tenido años antes, le mostró fotografías de sus hijos y le comentó de su trabajo en el supermercado, luego agregó: Hay algo que nunca he terminado de entender. ¿Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía condiciones de bailarina?

Ahhh, apenas la miré cuando Ud. bailó delante de mi, le dije lo que siempre le digo a todas, le contestó.

Pero eso es imperdonable! Exclamó ella, arruinó mi vida, pude haber llegado a ser primera bailarina!

No lo creo, repuso el viejo maestro. Si hubieras tenido las dotes necesarias, y una verdadera vocación para bailar, no habrías prestado ninguna atención a lo que yo dije.

 
Sin duda, si te crees perdido, estás perdido y si crees que no puedes, pues no podrás.
Si quieres hacer algo pero lo crees imposible, no creo que triunfes jamás.

En la vida no solo el valiente o el veloz triunfa, tarde o temprano el que siempre vence es el que cree que es posible.
 

Las Emociones y su influencia en el Éxito

 
Durante mucho tiempo se pensó que la inteligencia era la habilidad para resolver problemas de índole abstracta como son la lógica y las matemáticas. Recientemente se ha descubierto que lo que permite alcanzar el éxito, el bienestar general y una satisfacción en la vida, depende mas de cómo manejamos nuestras emociones y las relaciones con los demás que de nuestras capacidades intelectuales propiamente dichas.

Esto explica él porqué aquellas personas destacadas intelectualmente, no siempre ocupan los mejores puestos y no siempre obtienen los mejores salarios. La investigación nos indica 5 factores determinantes en la obtención del éxito y el logro de una vida de calidad.

  1. Conocer nuestras propias emociones.
    En ocasiones resulta difícil distinguir entre el cansancio y el mal humor. De hecho, es más probable enojarse si se discute con hambre o sueño. También es difícil distinguir entre la tristeza y la soledad, cuando nuestras emociones no son claras, con frecuencia nuestros pensamientos son confusos. Por ello resulta muy provechoso hacer una lista de nuestros estados emocionales durante el día. Ello garantizará nuestro bienestar y permitirá el no dejarnos vencer por esos enemigos invisibles que son las emociones negativas.
  2. Manejarlas adecuadamente.
    Este puede resumirse así. Enojarse es fácil, pero hacerlo en el momento oportuno con la persona indicada, en el lugar adecuado y por el motivo correcto ya no es tan fácil. El autocontrol, es el resultado del manejo emocional adecuado.
  3. Hacerse cargo de la propia motivación.
    El ser responsable de motivarnos a nosotros mismos, es el principio de toda superación personal. Uno mismo es quien debe encargarse de seguir adelante corrigiendo los errores y planteando nuevos caminos, motivarse a sí mismo es fundamental para obtener el éxito y aumentar la calidad de la vida que llevamos.
  4. Reconocer las emociones en los demás.
    El distinguir como se sienten los demás y hacerlo notar, nos hace altamente comprensivos y apreciados por los demás, pues nos hace merecedores de confianza. Esta habilidad resulta crucial en la educación de los hijos y en la relación de pareja pues también es el principio de la intimidad.
  5. El manejo de las relaciones.
    La vida es un flujo continuo de estar en contacto con la gente y con la naturaleza. De la calidad de nuestras relaciones depende mucho de la calidad de nuestra vida, pues de hecho, nunca dejamos de relacionarnos siempre habrá alguien cerca si se lo permitimos.

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Harvard, indicó que para obtener el éxito en la vida era necesario un 85% de actitud y sólo un 15% de habilidad. Con ello quedó demostrado que no importa tanto el saber mucho o ser muy diestro en cierto campo del conocimiento, es más provechoso estar dispuesto, saber ser colaborador, estar sonriente, de buen ánimo, relajado y afable. Así que la disposición logra más que el conocimiento. Esto también es particularmente valioso para la educación de los hijos, el bienestar familiar y la relación de pareja.  

¿Qué es Liderazgo?

 

Una posible definición:

 

Una combinación de acciones y estilos que da una motivación continuada a un grupo de personas para aspirar a los más altos estándares y, en ocasiones, para dar resultados superiores a los de su capacidad reconocida.

 

La clave para dirigir eficazmente a las personas es el liderazgo.

 

Liderazgo es cualquier intento de influenciar el comportamiento de un individuo o de un grupo.

 

Siempre que Vd. intente llevar a cabo una tarea, o conseguir un objetivo a través del esfuerzo de otras personas, está ejerciendo un liderazgo. Esto se aplica a más campos. Aparte de los negocios, se aplica a cualquier organización, como una Comunidad, un Gobierno, una Asociación o, incluso, una familia.

 

La idea de influenciar a los demás, resulta desagradable para algunas personas, ya que lo ven como una manipulación. Es importante recordar que las palabras solamente expresan ideas, y que pueden ser malinterpretadas. Manipulación significa sacar provecho injustamente, engañando e influenciando a los demás para provecho propio.

 

Por otro lado, liderazgo significa utilizar, con habilidad, estrategias de influencia, dirigiendo las personas honradamente, con fines productivos y mutuamente beneficiosos.

 

El Liderazgo es el medio apropiado y necesario para lograr alcanzar metas

 

Cuando Vd. acepta el rol de líder, también acepta la responsabilidad de canalizar el comportamiento de los demás, con el fin de conseguir buenos resultados. Esto, tanto es verdad, si Vd. intenta conseguir que el personal en su empresa acepte un nuevo procedimiento de trabajo, como si intenta, en su casa, inculcar buenos hábitos de estudio en sus hijos.

 

Motivar y controlar a las personas con el fin de alcanzar los objetivos propuestos, implica el uso de habilidades humanas que dejen el mínimo lugar posible al azar. Lograr los objetivos establecidos para su grupo de acción (equipo de trabajo, familia, amigos, etc.), requiere 3 "habilidades” importantes.

 

  • Comprensión del comportamiento pasado
  • Prever el comportamiento futuro
  • Dirigir, cambiar y controlar el comportamiento

Observe que las dos primeras son, en esencia, pasivas. Podrá usted reconocer, comprender y pronosticar las conductas de las personas sin participar directamente con los demás. No obstante, la tercera es activa por su propia naturaleza, puesto que deberá actuar según la información que haya recibido y procesado… tendrá que involucrarse con los demás. Tendrá que proporcionar liderazgo.